sábado, 28 de diciembre de 2013

MÍO





Reconozco que esta vez ha sido culpa mía. Le he estado provocando. Admito que cuando me pongo cabrona me vuelvo realmente mala. Profundizo en lo que incomoda a mi interlocutor, esperando el momento en que va cayendo en mis trampas verbales, regodeándome en su falta de prudencia para meterse en los jardines que alegremente le voy preparando. Pero me apetecía jugar con él. Sobre todo me apetecía jugar a ese juego. Él no lo recordaba, pero lo habíamos pactado poco tiempo atrás. Cuando ya lo he encabronado bastante he hecho una pausa, le he mirado, me he sonreído y sin dejar de mirarle le he pasado mi pañuelo por la mano aprisionándola con él. Entonces él ha comprendido…

– Waaa…¿Qué vas a hacer?
– Cállate, ahora vas a ser mío

He juntado sus muñecas y se las he atado. Le he quitado la ropa y antes de que pudiera decir nada le he mandado otra vez que se callara

– Shhhhh, no, no digas nada…y espera

He salido del cuarto para arreglarme y vestirme para la ocasión… Poca ropa. La suficiente como para que él deseara quitármela. Medias con liguero, taconazos…lo bastante poca como para volverle loco de deseo…

Cuando he vuelto le notaba nervioso. He cogido una cuerda y la he atado al pañuelo que le sujetaba las muñecas. He empezado a caminar alrededor de él mientras le hablaba.

Hoy vas a tener que hacer lo que te mande…te guste o no…

Mis tacones repicaban en el suelo como el tic tac de un reloj. Me he quedado mirándole a los ojos, haciéndole dudar de cual sería mi siguiente paso. He empezado a tocar mi cuerpo delante de él, provocándole, con movimientos sensuales, con cara de zorra. Me he acercado a él sacando mi lengua para pasarla por sus labios. Pero solo me he aproximado, ni siquiera le he rozado, tan solo he hecho ese gesto con toda la cerdez que he sido capaz. Su rabo se ha levantado como si tuviera un resorte…


Mmmmm ¿Qué quieres? ¿quieres un poquito de esto?–  Y me he sacado las tetas por fuera, agarrándolas para ofrecérselas con las dos manos …
Chupa

Las lamía como si le fuera la vida en ello, y a mis pezones les ha gustado muchísimo, pero al momento me he retirado y he seguido tocándome, insinuándome. Entonces he dado un tirón a la cuerda y me he encaminado por el pasillo hacia el dormitorio tirando de él. Estaba tremendamente cachonda. Me sentía como si hubiera sacado fuera de mí a una bruja, a una jodida bruja lasciva que hubiera tomado posesión de mi mente, de mi cuerpo, de mi coño hambriento…

La habitación estaba en penumbra, iluminada solo por las llamas de unas velas que había preparado después de vestirme. Encima de la mesa había dejado también varios vibradores como si fuera un muestrario, sobre todo con la intención de confundirle. Le he atado al cabecero de la cama y he agarrado un pañuelo de seda. Lo he pasado por su cuerpo haciéndole cosquillas, se movía y su polla saltaba aquí y allá. Entonces le he vendado los ojos con el mismo pañuelo. Primero he acariciado todo su cuerpo con los dedos, con las palmas de las manos, con el dorso de mis brazos o con mis pantorrillas o los muslos, trataba sobre todo de que tuviera distintas sensaciones, así que pasaba de las caricias a la presión incluso al dolor, alguna palmada, algunas gotitas de cera, lenguetazos, mordiscos, me ha lamido los dedos de las manos, me ha lamido los pies, los pezones…he probado a pasarle alguno de mis vibradores o le pasaba distintos objetos que tuviera a mi alcance o se los hacía chupar. Su polla brillaba de excitación pero aún no quería tocarle el rabo. Quería prolongar todas esas sensaciones todo el tiempo que fuera posible… Ni siquiera yo sabía a dónde llegaríamos…me daba igual, me lo estaba pasando en grande…

Él se agitaba con mis caricias y mis pequeñas torturas. Sabía que estaba deseando que le tocara la polla. He pasado mis dedos por sus ingles trazando círculos alrededor de su sexo, acercándome cada vez más a mi destino, acariciaba levemente la puntita, o hacía pasadas rápidas por sus huevos. Entonces le he agarrado firmemente la polla, se la he pajeado deprisa. Ha soltado un gemido y le he mandado callar. Su polla estaba descomunal. He seguido pajeándole un buen rato, como demostrándole que esa polla era “mi polla”.

Después he acercado mis labios a su glande y se lo he lamido despacio, muy despacio. He pasado mi lengua por todo su rabo mientras tiraba con suavidad de sus cojones y a continuación la he vuelto a meter en la boca. Le daba chupadas amplias sintiendo como su sexo se volvía más y más rotundo sobre mi lengua, como al tiempo que toda su carne me llenaba hasta la garganta su excitación subía y subía. Movía ligeramente las caderas y entonces le mandaba parar. Le notaba muy muy cachondo pero no quería que se corriera. Mi intención era mantenerle en ese estado todo el tiempo que pudiera pero yo también estaba increíblemente cachonda. Su excitación me provocaba pero no ha sido solo eso. No han sido solo las sensaciones físicas, que también, ese olor a sexo que emanaba de nuestros cuerpos, el calor de la piel, los colores de la habitación comprimiendo mi cabeza, el sonido de nuestros gemidos y ese "algo" que se siente a través de un sentido no definido...esa delicia de reunir todos los sentidos, de concentrarse en el placer...pero sobre todo el poder decidir el qué, cómo, de qué manera, la intensidad, el tiempo...  Ha sido esa sensación de poder, de dominio que he tenido sobre él lo que me ha sacado fuera de mí.

He seguido chupando su polla, pero cuando notaba que podía correrse paraba. Le he sacado la venda de los ojos porque quería que me viera. Se la he comido sin las manos o ayudándome de ellas según si quería acelerar o detener el proceso. Le he hecho lamidas más cortas o más largas también según el efecto que quisiera conseguir. No he dejado de mirarle a los ojos. Le he vuelto a pajear. No sé cuánto tiempo ha pasado, he perdido la noción del tiempo. He estado jugando con la polla como si fuera uno de mis juguetitos, metiéndola en la boca, pasándomela por el cuerpo, por el coño, volviéndome loca, volviéndole loco, usándole. Estaba disfrutando físicamente pero sobre todo mi goce provenía de mi estado mental. Mantenerle en ese estado de cachondez tanto tiempo me ha llevado al delirio. Y a él también.


–  Por favor, déjame correrme, necesito correrme…


He cogido uno de los vibradores y me he puesto a horcajadas sobre él, he pasado mis piernas por encima de sus caderas, abierta totalmente, y me he recostado hacia atrás. Sus huevos rozaban en mi coño. Entonces me he masturbado así, para que me viera bien. Me rozaba contra él, o pasaba el vibrador por mi clítoris o bien lo metía en mi coño enérgicamente.


–  Dios, dios…vas a matarme…cabrona…estoy que no puedo más, joder
–  ¿Quieres correrte? ¿Sí? ¿Quieres correrte ya? Mmmmmm me parece que todavía no te lo has ganado cabronazo. Como te corras sin mi permiso, verás…


No lo ha hecho. He seguido masturbándome con lubricidad, dejándome poseer por mi cachondez, frenética, enlazada a su cuerpo, a su mente, a su propio paroxismo. Me he corrido entre jadeos profundos, en un orgasmo delirante, en un estado de embriaguez y lujuria único.

Entonces he vuelto a él. Le he metido la lengua por todos los putos rincones de su cuerpo. Le notaba empalmadísimo y con muchas ganas de correrse, pero cada vez que intuía que podía hacerlo me detenía, tiraba de sus testículos o apretaba levemente su glande unos segundos…o bien hacía un descanso. Luego volvía nuevamente a su verga, a dedicarle todos mis cuidados para que siguiera bien dura. Me he sentado en cuclillas sobre su cara.


Saca la lengua. Más. Más… Lame. Así, más arriba. Ahora el coño. Métela en el agujero. Fóllame.


Me ha estado comiendo el coño un buen rato. Lo ha hecho muy bien, con verdadera dedicación, con pasadas prolongadas, lentas, follándome mi agujerito o dando golpecitos en mi clítoris hasta que me he vuelto a correr en un orgasmo inmenso. Luego he vuelto a su polla otra vez. Y otra. Poniéndolo fuera de sí o calmándolo a mi antojo. Me ha suplicado que me lo follara. Me ha rogado que se la mamara hasta correrse. Me ha implorado una y otra vez que lo dejara eyacular. Y una y otra vez se lo negaba.

Pero ha llegado un momento en que lo he visto en sus ojos. Realmente no podía más. Llevaba demasiado tiempo mortificándolo, temblaba y su sexo parecía a punto de estallar. Vertical, con el capullo hinchado y enrojecido. No paraba de gemir.


Por favor, por favor déjame correrme, lo necesito, lo necesito…


Yo sabía por experiencia como es esa sensación de estar tanto tiempo a punto de correrte. Es un placer irritante, te gusta y te molesta, es una sensación imperiosa, te encabrona y te envuelve al mismo tiempo. Si se prolonga mucho tiempo te sientes sobrepasado y hasta sientes ganas de llorar. Es un gozo dolorosamente contradictorio y, por eso mismo, cuando puedes dar rienda suelta a tu placer es doblemente intenso.

Me he clavado en él suavemente, dejando que todo el tronco de su polla, rígida como estaba, me penetrara. Me he quedado un momento así, mirándole, dejando que el aire entrara y saliera de mi pecho con violencia. Y entonces me he vuelto loca. Loca del todo. Me lo he follado salvaje, a toda máquina, moviendo mi culo arriba y abajo, trazando círculos, en cuclillas, mientras nos acompañaba el chofchof de nuestro sexo, dejando caer hebras de saliva de mi boca o echando la cabeza hacia atrás mientras le hundía en mi coño feroz, mis tetas saltaban al compás de esos ardientes movimientos míos, flotando voluptuosas frente a él y tenía mi cara desencajada por la tremenda follada.


–  ¿Ves? ¿Ves lo puta que me pones, cabrón? Me pones tan guarra que consigues que te ate y te folle así de cerda.


Al verme tan loca se ha puesto más cachondo aún.


Así… así no aguanto, no puedo, no puedo, para, para que me corro.
–  Venga hijodeputa. Córrete. Ahora. Córrete en mi coño que lo está deseando. Quiero toda tu leche chorreándome en el coño hasta sentirme totalmente llena. Venga. Córrete.


Sus gemidos de placer casi me han asustado. Unos sonidos guturales, profundos que se arrastraban por su garganta a golpes y se me hincaban en el pecho. Su polla se movía dentro de mí, sentía los espasmos de su polla y de todo su cuerpo vibrando de gusto. Ha sido un orgasmo largo, inmenso, esplendoroso. Todo él se retorcía bajo mi cuerpo, enajenado, muy puto. Yo me he sentido magnífica, como si fuera la portadora de su secreto, como si tuviera dentro de mí la clave de su alma, me he sentido especial, feliz, y me he sentido la puta Diosa de los Eternos Orgasmos.

Le he soltado las ataduras y me ha abrazado por la cintura. Me he quedado tumbada sobre él un momento volviendo con él a ese lugar donde ambos podemos estar tranquilos. Su respiración se iba recuperando y se acoplaba a la mía. Me ha besado en silencio, agradecido. Su corazón sonaba fuerte, imponente. Mío


viernes, 29 de noviembre de 2013

FELICIDAD









Yo sé que no puedo ser feliz mas que en pequeños instantes. Fragmentos que la fortuna hace estallarme en la cabeza. Me crezco dentro de tu deseo. Tú me haces gran-diosa, más blanda, más carne, más hermosa. Masticarte es como rozar la fibra de la irrealidad, de todas esas cosas elípticas que parecen estar por ahí, en alguna parte, pero que no se alcanzan nunca. Así me llegas. En forma de un placer único y extraño, rompiéndome el coño en trocitos de ti, expandiendo mis poros y volviéndolos hacia mí como universos centrípetos, removiendo en mi cerebro con el ansia de reproducir mi lascivia, con la habilidad de hacer el recuento de mis fantasías, con la intuición de suponerme deseos.

Me crezco y me crezco y parezco inagotable entre tus dedos. Enroscándome y desenroscándome de ti como una serpiente gestada en la boca de un diablo. Goteando en cada una de tus hambres, hallándote en los golpes, en el sudor de nuestros cuerpos, en la fuerza con que nos apretamos, en la eficacia con que nos extraemos la saliva, los latidos del corazón, los apetitos, la avidez para lamernos el sexo.

Mi cuerpo tiembla en estertores de felicidad ¿Acaso hay alguna forma mejor de ser feliz? ¿Acaso hay alguna forma de ser más limpio, más etéreo que cuando nuestras ganas se juntan para darse? En esa entrega me hundo y en esa renuncia te encuentro.

Tu cuerpo se estremece buscando paranoias, deformando tus labios en abruptos gemidos de tu “yo” salvaje, de tu yo eterno y mío. Y quiero todo de ti, lo más escabroso y lo más fastuoso para meterlo dentro y hacer vibrar mis células en nubes que se han formado contigo y con el tiempo, destellos de tus logros que me llegan para impregnarme y mojarme entera. Entre mis piernas cabe todo lo que tengas, tú, yo y millones de orgasmos llenando esta tierra yerma.


Solo soy un sueño que soñaste tú una vez. Ojalá y me sueñes muchas veces. Y mi cuerpo redunde en tu lujuria, en tu exceso, en tu imaginación para que yo pueda entregarte todo cuanto necesitas en tu nimio momento de esta extraña felicidad.

sábado, 12 de octubre de 2013

DOMINGO



Mychael Danna - Hold me, I'm falling



Me he quedado dormida muy tarde. Tenía en la boca el sabor de sus labios mezclados con el ron y esa textura viscosa de su semen. Me gusta quedarme dormida sobre su cuerpo desnudo, mientras su respiración baja y sube aquietando esa parte de mí impenetrable.

Mis párpados cerrados me llevaban poco a poco a la inconsciencia mientras su voz me mecía lentamente. Hablaba de nosotros, de cosas por hacer, de yo qué sé. No escuchaba qué decía, solo me dejaba arrullar por su voz grave y el tono dulce con que me hablaba. Es tan hermoso sentirse acompañado en el placer. Me gusta ese silencio que me queda, aunque él hable, o crea que tiene que decir algo, yo soy silencio.

Adoro su cuerpo cuando se abre para mí como un secreto, como algo mágico y poderoso que me es concedido, como un milagro. Yo no sé si la vida es un milagro, pero me han parecido siempre tan prodigiosos los cuerpos, me ha fascinado tanto siempre observarlos… Contemplar como se abren sus poros y se eriza el vello lentamente, percibir el calor que desprende su carne, deleitarme en la suavidad de su piel, en los movimientos de su carne, en la dificultad de su respiración.

Mi cuerpo emanaba el olor picante de su esperma. Es tan bonito sentirle gozar. Es tan excitante oírle gritar así, como si el placer lo acribillara a aguijonazos y lo revolviera por dentro en millones de espinas placenteras que le crecieran hacia dentro como raíces nuevas llenas de hechizo y vida.

Ha sido una noche de caricias y arrumacos, de sexo salvaje y risas. No hay nada mejor que reír y follar, ya lo he dicho muchas veces. Pero me quedo con ese momento en que le devoro, en que se hace mío y se derrama en mis labios.

En ese momento no soy capaz de pensar en nada. Me gusta que él esté de pie porque pierdo prácticamente el control. Él usa mi boca y me voy deshaciendo en deliciosas gotas que brotan desde mi deseo hasta mi coño. Yo noto como él tiene cuidado aunque se porte como un gorila en celo, poseído por la furia de la concupiscencia. Mi boca se abre arqueándose como la espalda de una contorsionista, y siento su falo resbalando sobre mi lengua y adentrándose en la profundidad de mi garganta. Y entonces me siento flotando sobre su placer y siento que mi cuerpo es un pez inmenso deslizándose sobre el océano. Puedo sentir el aire sobre mi cara, su excitación dentro de mi boca palpitando como el corazón de un animal asustado y todo mi cuerpo contrayéndose de pura ferocidad.

Me ha llenado la boca con su esperma. Ha tratado de avisarme pero me sentía acuciada por el morbo y ese canibalismo que me inunda a veces, ese espléndido momento en que yo no soy yo y soy más yo que nunca, parecía una bruja poseída por su ritual. Sus fluidos me impregnaban la boca como una miel pegajosa y dulzona mientras sus piernas temblaban contra mis manos y yo también crepitaba con él.

Le he mirado y sé que me ha amado en ese instante.

miércoles, 9 de octubre de 2013

HENRY WARRINGTON

MIRA MUNDO: UN JODIDO ANIMAL SALVAJE


AHORA MISMO




Aquí. Ahora mismo, escribo desde el salón de su casa. La decoración de la casa de P. se basa en una ausencia total de decoración, es más bien un antiestilo. Parece que algún demonio haya ido dejando caer un mueble aquí y allá, en plan “apáñatelas”. Ella se las apaña. Tiene el ordenador desde el que os escribo en un rincón. A mi lado F. apura su copa de whisky y a mí me parece estar mirándole desde la lente de un prismático de esos de un mirador turístico. Parece irreal.

Hace un momento yo divagaba con Z. sobre la realidad, está terminando Sociología y cree que lo sabe todo. Yo sé que no sé nada... Pero él no, así que le vacilo un poco. Es bonito acomodar la realidad, sentarla en un sofá, ponerle una copita y follártela dejándote hundir en el centro de la misma. La evidencia. La necesidad física. Tu instinto trepándote, haciéndote animal.
En fin,  en esta fiesta solo conozco a F. a Z. y a P. (Da igual, un nombre no significa realmente nada. Fernando, Federico, Fran... Zoilo, Zacarías, Zenón, Paula, Pili, Paloma. Da lo mismo.) Creo que Madrid me pone filosófica...

F. ha venido con más gente. No sé de dónde saca a la gente. En este salón hubiera jurado que no cabían más de veinte personas, apretándolas mucho. Pero uno nunca termina de entender las formas de apretarse de la gente. Somos de goma, somos capaces de apretarnos hasta el paroxismo, de apretarnos por necesidad o por puro vicio, de apretarnos en bares, en autobuses, en el metro, en la playa...todos en el mismo sitio, todos en el mismo jodido centímetro cúbico de oxígeno. Amar es compartir... ¿estaremos condenados a compartirnos?

Un morenazo apoyado contra el marco de la puerta no deja de mirarme. Me gusta el juego de miradas y sonrisas. Su forma de frotarse el mentón y mandarme una miradita mientras finge que conversa amigablemente. Me pregunto si se le pondrá dura la polla si me levanto y le susurro alguna guarrada al oído dejando arrastrar mis palabras en sus tímpanos, colándome dentro de él como una intrusa. Sí, tiene pinta de levantársele la polla.

Me río de las tonterías de P. No me gusta reconocerlo pero la adoro cuando bebe. Cuando fuma porros se pone melancólica y difícil pero cuando bebe está alegre y dicharachera. Me habla del consumo de farlopa entre sus amigos guionistas mientras yo me levanto dispuesta a sonreírle al morenazo. Me acerco a él, habla con alguien que no conozco pero actúo como si estuviera en mi casa. Que coño, estoy en mi casa. Le pido paso y hace como que no me oye mientras no deja de mirarme. Meto un dedo en su copa y la remuevo, saco mi dedo, lo chupo, le sonrío y le pregunto: “¿Es que no vas a dejarme pasar?” No me responde, pero me deja pasar y me sigue hasta el baño.

P. mantiene la incoherencia ornamental en el baño. Si hay algo de lo que realmente sabe es de desastres, no va a dejar nada así al aire. Tiene botes de todo tipo sobre el lavamanos, un espejo enorme frente a la bañera con un marco plateado, una banqueta forrada con tela de felpa en color rojo, dinosaurios de su hijo alfombrando el suelo aquí y allá.. pero el morenazo y yo no nos dejamos impresionar por semejante derroche estético.. Busca mis tetas por debajo de mi camiseta fucsia. Tampoco hace falta ser un gran explorador para encontrarlas. Las magrea, las pellizca, las acaricia suavecito, las descubre, las lame. Mi piel se abre como las puertas automáticas de un aeropuerto.



Me besa y yo me siento una mujer en el desierto y su boca como única cantiplora me surte de humedad y vida. Me llena la boca, se retuerce en caricias sobre mi lengua de regaliz rojo. Me sienta en el borde de la bañera. Me habla. Me habla de niñas malas que meten dedos en copas ajenas. Me baja el pantalón y lo saca por mis piernas. Me deja las sandalias. Me dice que le gustan mis tacones... Me aprieta los muslos, los muerde, los besa, los babea.

Mi coño empieza a hacer presión desde dentro, quiere desbordar su bravura. Se subleva. Es avaricioso y pide más. Su dedo pasa por el borde de mis bragas. Me roza levemente, cosquillea mis ingles. Baja lentamente mis braguitas y las deja a la altura de mis muslos. Entonces me mira. Me mira profundo y lascivo y sé que no va a follarme. Aún no. Quizá no.

Me pongo nerviosa y cachonda como una colegiala a la que aún no han besado nunca. Quiero que me toque y que me haga cosas, que juegue conmigo...

- ¿Quieres que te baje las braguitas, verdad?

Asiento con la cabeza sin decir nada, pero con la boca semiabierta, juraría que me tiembla el labio inferior y como temo estar poniendo cara de panoli me lo muerdo. Arrastra las braguitas por mis piernas. Acerca sus labios a mis labios. Saca la lengua y acaricia con ella mi rajita tan suave que apenas si le siento. Me llega su calor como una bocanada de aire tórrido, infectado de un virus libidinoso, oscuro, pegajoso y absolutamente embriagador. Sí, estoy a punto de salirme de mí misma.

Pega su nariz a mi rajita. Creo que va a esnifarme el coño. Aspira. Aprieta mis muslos. Elevo mi pelvis. Y su boca se incrusta en mi coño como una lamprea. Siento su lengua resbalando por mis labios, encajándose en mi agujero, entrando y saliendo de él en una caricia acuosa y extremadamente delicada. Su suavidad contrasta con mi salvajismo.


Me come el coño como nadie. Suave, lento, metódico, abandonado, habilidoso. Su boca se entrega a mí en un vasallaje extraño. Alguien llama a la puerta pero él continua consagrado a su tarea. Yo vocifero algo pero no se me entiende nada. Mis gemidos le han hecho un nudo a mis cuerdas vocales. Los regalos de su boca me abren el coño y la garganta. Me estremezco en el placer proporcionado. Me voy hundiendo en él. Su lengua activa de serpiente golpea mi clítoris buscando el ritmo perfecto, variando la cadencia, la intensidad como un alquimista que hallara las proporciones de su piedra filosofal, la “fórmula” de mi coño.

Gimo. Gimo cada vez más alto. Sé que todos me están oyendo y me da lo mismo. La música está alta aunque no sé si lo bastante. Gimo. Me estremezco. Le atrapo entre mis piernas, no quiero que se escape. Me corro en su boca mientras le sacudo con mi pelvis que se eleva y estremece. Me sonríe con los labios adornados de mis babas. Me sonrío...

Me sube las braguitas y vuelve a besarme.

- Vamos nos están esperando – me dice

Me termino de vestir. Volvemos al salón. Hay cada vez más humo y más olor a sudor y a alcohol, pero yo estoy segura de que a todos les llega el aroma de mi coño. Hay un gozo extraño en eso. Algo perverso y casi mágico. Vuelvo a mi sitio. El morenazo vuelve a sonreírme mientras se sirve otra copa. P. vuelve a descojonarse de no sé qué y me recuerda lo zorra que soy. Y yo me río con ella mientras no dejo de pensar si todo esto, el salón, los muebles de colorines, el humo, mi coño mojado, el ordenador desde el que escribo o tú que me lees, será también parte de la realidad...


lunes, 30 de septiembre de 2013

DEBILIDAD

Me lo comería todo...



Él me ha esperado recostado en una tumbona en el jardín. Olía a césped recién cortado mezclado con el denso aroma de los jazmines, estaba tendido tomando el sol, había una brisa ligera y tan solo le acompañaba el ruido de los aspersores: tzz..tzz…tzz..tzz

Me ha encargado que trajera helado. De chocolate. No puedo evitarlo. Él me pide chocolate y yo me derrito. Literal.

He llegado junto a él, he dejado la tarrina sobre una mesita del jardín y me he quitado la ropa. Me he sentado junto a él, he abierto la tarrina y he metido un dedo y lo he lamido

- Mmmmm ¡que rico!
- Eres una guarra, así no se come el helado
- Que tiquismiquis eres, coño, ahora subo a por unas copas y unas cucharitas
- La cucharita te la voy a poner yo

Entonces ha metido un dedo en la tarrina, lo ha embadurnado de helado, me ha apartado el bikini para dejar mis tetas al descubierto y me ha untado los pezones con él.

No he podido evitarlo. Me ha dado un ataque de risa. Por supuesto el frío del helado ha enroscado mis pezones sobre sí mismos, la sorpresa me ha hecho reír pero me he quedado quietecita y expectante. Me ha chupado el chocolate de los pezones para después besarme los labios y untarlos de helado, dedos, boca, lengua, tetas, chocolate. Me priva el helado. Me encanta el chocolate. Y adoro mezclar sabores.

- Cariño, o hacemos esto pronto o nos vamos a quedar sin helado...
-Mmm, a la mierrrda el helado




Me he sentado a horcajadas sobre él, ambos seguíamos metiendo los dedos en el helado y pringándonos con él. Lo ponía en mis tetas y chupaba de él, nos besábamos y enfriábamos nuestros labios con él, nos movíamos como cerdos revolcándonos en el helado y sobre nosotros mismos. Me ha gustado la prisa que teníamos. Prisa por comer, por chupar, por enguarrinarnos, por encerdarnos, por follarnos.

Luego he metido un poco en mi boca para enfriarla, notaba el tacto suave y frío del helado sobre mi lengua y a continuación he metido su polla. Me ha encantado oírle gemir y subir las caderas hacia mí. Su polla cada vez más dentro de mi boca fría, fría…

- Hazlo otra vez

He vuelto a meter helado en mi boca y luego a chupar su polla. Notaba el contraste caliente de su rabo en mi garganta helada. Después he lamido sus huevos mientras le pajeaba con saliva y chocolate, el helado se derretía sobre el tronco de su rabo. Una verdadera cerdada. Una auténtica delicia. Su verga sabía a chocolate, a él, a él en chocolate.






Después él a hecho lo mismo. Ponía helado en mi coño y se lo lamía como un cerdo. El frío me acariciaba mi agujero, aunque creo que estaba más cachonda por la situación en sí que por lo que me provocara o dejara de provocar el frío. Luego me he clavado sobre su polla, se ha metido en mi culo, nos hemos lamido y retorcido de gusto, en el sabor del helado, en nuestros sabores y olores, en nuestro juego y nuestro deseo.

El helado ha acabado por derretirse del todo y nosotros churretosos y cachondos follándonos como locos en el jardín. Y es que el chocolate me puede…me puedeeee


domingo, 22 de septiembre de 2013

LLEGÓ



Por fin llegó. Mi libro: LAS CINCO MIL MANERAS, tan esperado, tan ansiado en letra impresa… Sí, estoy acostumbrada a leer en formato digital, pero tener entre mis manos el tacto áspero y enjuto del papel me proporciona un placer único.
Hace meses os solicité ayuda para poder publicar mi libro a través de un crowfunding en libros.com, por diversos problemas de edición ha tardado más de lo esperado, pero finalmente llegó.

Cuando vi la camioneta de reparto aparcada frente a mi ventana intuí que era él y comencé a sentir esas mariposas en el estómago que se sienten cuando deseas algo mucho. Efectivamente era mi libro, firmé el albarán de entrega y me apoderé de él.

Apenas si podía creerlo. Escribo desde hace mucho, era casi una niña, mis primeros cuentos los escribí con once años más o menos, historias de asesinos, de niños que desaparecen, de extraterrestres o de seres que salían de las rendijas de las baldosas del cuarto de baño ( sí, rarita he sido siempre), he participado en foros, he escrito poesía, otros relatos, prosa poética… pero ver por fin mis letras impresas en un libro me hace sentir como una madre orgullosa. Quizá no sea tan bueno (como yo creo), pero es mío.

Si buscas ponerte a tono, o quieres indagar en la sexualidad de alguien, o pretendes curiosear o hallar otro modo de escribir erótica milibro no te decepcionará. Es explícito, va al grano, y no habla de otra cosa que no sea sexo…o sí?


Gracias a todos los que me habéis ayudado, realmente me anima a seguir escribiendo.




*   *   *   *   *   *   *   *   *   *   *

Sir Bran tiene razón, así que siguiendo su consejo:

El libro puede comprarse por solo 5 € en edición digital en libros.com o en amazon , o en edición impresa (con su olor a nuevo y todo) por 20 € en libros.com, espero que lo leáis....
Besos a todos

ESTALLAR









Cada vez que me acuerdo de sus labios siento una punzada de placer. También un poco de dolor. Le echo de menos. Echo de menos sus labios. Echo de menos esa forma de entregarse a mí, de hacerse mío, de esforzarse en hacerme feliz… de insistir en hacerme sentir.

A las siete y cuarto he subido calle arriba. Mezclada entre la gente me ha dado por pensar cuantos de ellos estarían en ese momento deseando a alguien tal y como yo lo deseaba a él, cuántos estarían follando como locos en un rato sintiéndose tocados por la suerte, cuántos desearían colmar de placer a otro ser humano o dejar su huella en otro como algo vivido e importante tal y como yo lo deseaba en ese momento. No me llegaba la hora de encontrarme con él. He sentido una pequeña brisa acariciándome los labios, el sol entibiaba tímidamente mi escote, una gota de agua ha impactado en mi mejilla y se ha deslizado hacia mi cuello con una sensualidad casi cruel… y entonces me he dejado poseer por ese espíritu placentero y lascivo.

Quizá se han juntado mis ganas y las suyas para crear algo nuevo a lo que no puede llamársele deseo sino otra cosa. No sé cómo. Algo que te atrapa, o que agarras y no puedes dejar escapar. Algo que eres  y no eres tú.

Igual por eso ha salido así. Ha sido extraordinario. Una bomba. Un estallido. Una deflagración.

El momento justo antes de abrir la puerta he sentido un click en mi cabeza. No pensaba más que en sacarle la piel a tiras, en comérmelo a mordiscos, en que me follara con todo el furor que un hombre pueda poner en una mujer.

Su beso caliente se ha enredado conmigo, me he dejado caer en ese primer beso rindiéndome a un vicio irrefrenable y con toda mi energía esperando diluirse en nuestra lujuria.
Cuanto más me follaba más ganas tenía de él. Insaciable, incansable, duro. Todo el tiempo, duro.

Debería haber un verbo más adecuado para lo que he sentido en ese cuarto, en esa cama con él. Sus dedos suaves se deslizaban en mi coño como una caricia rápida y candente. Movía mis caderas al ritmo de su hambre. Su olor a lascivia ha inundado mi pelo durante un par de días. Su olor a macho desatado. Su polla entrando y saliendo de mi boca, desapareciendo en ella por completo, sus exclamaciones de gusto, sus gotas preseminales me han abierto por completo. He adorado sentir su polla rozando mi garganta, sintiendo su placer derramándose sobre mí, abriendo mis poros al poder de los sentidos. Y es que lo he sentido así, como un golpe, como un disparo alcanzándome…

Estaba como loca. La sangre se agolpaba en los labios de mi coño y no llegaba a mi cabeza. Mi cuerpo se ha estremecido incontables veces en numerosos orgasmos. Sus dedos parecían haberse hecho para mí, amoldándose a mí y a mi placer. Su boca en mi boca, o lamiendo ávidamente mis pezones, mi piel entera, su lengua dilatando mi sexo, haciendo girar mi clítoris, bordeando mi agujero o lamiéndome el culo, lubricándome, turbándome, logrando que me retorciera de gusto.

La habitación estaba rotulada por una cenefa de espejos que le daban un toque jodidamente hortera, pero me ha puesto tremendamente cachonda verme reflejada en ellos, estuviera donde estuviera. Y sabía que él también se volvía literalmente loco cada vez que levantaba la mirada y se veía follándome así.

Su boca en mis pezones, tirando de ellos, provocándome pellizcos de electricidad en mi cabeza, pasando su lengua vigorosa por ellos una y otra vez, envolviéndome de esas cosquillas mágicas que vinculan mis pechos a mi coño y mi coño a mi columna. Abrazándome en placer. Derritiéndome.

Su mirada fascinada ante el espectáculo de mi raja abierta y dispuesta para él, tocándome para él, gozándome para él ante sus ojos abiertos y eufóricos. Su mano apretando su verga, masturbándose para mí. Los dos convulsos, los dos vertidos y trastornados por la fiebre que hacía inflamarse a nuestros cuerpos.

Nos hemos vuelto locos. Me follaba a todo meter. Conmigo. Contra mí. Reventándome de gusto, a toda máquina. Su polla sin parar ni un momento. Se corría. Pero la polla seguía como un mástil. Poderoso, radiante, formidable.

Estábamos poseídos por la lujuria. Me follaba a todo meter.  Me corría una y otra vez, me corría a borbotones, quería parar y no quería. Y cada vez que tratábamos de detenernos mi cuerpo y el suyo temblaban al permanecer pegados y volvían nuevamente a ese combate único del frenesí. Como si fuéramos una reacción química. Se ha vuelto a correr y me he mezclado en sus suspiros, en esa manera salvaje de echar el aire cuando se ve agarrado por su orgasmo, con ese modo tan sublime de gemir. Maravilloso.

Después, otra vez, sus dedos dentro de mí, en mi boca, en mi coño, en mi culo. Me ha abierto el culo como nadie. Con sus dulces dedos haciendo caramelo conmigo. Entrando, saliendo blandamente. Acariciando como nadie. Dulce y entregado. Fuera de sí. Trastornándome. Lamiendo. Llenándome de él.
Su polla penetrando lentamente mi agujero. Delicado, lento, suave. He sentido todo su rabo entrando en mi culo, como una perversa caricia. Y esa misma caricia se ha hecho más rápida, más enérgica. Toda su fuerza dentro de mí, empapado en sudor, haciéndome sudar a mí. Matándome. Rompiéndome. He sentido su lujuria en su rabo, sus ganas de partirme en dos, sus ganas de hacerme gritar. He sentido como su verga me sostenía y me abría en un orgasmo bestial. He gritado, me ha hecho temblar de gusto, lo sentía desde el tronco de su polla, como si me encontrara con él en ese roce, excesiva, delirante. Todo mi cuerpo se ha entregado a él y a mis reacciones. Todo mi cuerpo flameado por su polla durísima. Se ha vuelto a correr…






Pero no hemos parado, las horas han ido cayendo sobre nosotros sin que pudiéramos sentirlas, envueltos de deseo y más deseo. Convirtiéndonos ambos en un organismo en movimiento… Él se venía a mi sexo y yo besaba sus cojones, comiendo su polla, emergiendo en mi coño, derramándonos uno y otro en cada nuevo gozo. Yo inagotable y él insaciable. Él sobre mí o yo sobre él. Meneándome arriba y abajo como una posesa, mientras me agarraba las tetas y su polla enloquecía al ritmo frenético de mis caderas.

Cuando ya nos íbamos he tenido que volver a acostarme porque me sentía desmayada. Me sentía flotando en una dimensión insólita. Como si mi cuerpo no pudiera despegarse de esa delicia de sentirse a través de su tacto. Como si hubiera encontrado algo increíblemente hermoso entre ese espacio que quedaba entre su piel y mi roce. La cabeza me daba vueltas. Su olor emergiendo de mis poros aún después de ducharme. El sonido de sus gemidos pegados a mis sienes. El latido de su polla derramado en mi sexo, él entero vaciándose… (¿Cuántas veces han sido?)

Después he sentido un dolor difuminado en las piernas, en los brazos, un dolor impreciso en mi culo, un pequeña pena en mi coño, y una quemazón inmensa al borde de mis labios.

Y es que no voy a poder dejar de echar de menos sus labios en mis besos, ni esa forma dulce de comerme el coño, ni la urgencia y la fuerza con que se agita dentro de mí, ni su ternura, ni su polla, ni sus ganas, ni esa manera suya de hacer que le sienta y que su sabor deje huella en mí.

No voy a poder dejar de echar de menos esa forma de hacerme explotar...reventar, de hacerme pedazos, trozos de mí y de él flotando en algún espacio perdido en esa nube donde me pienso…estallar, estallar.


viernes, 13 de septiembre de 2013

FRIO





Whirling Dervish by Omar Faruk Tekbilek on Grooveshark

Está amaneciendo. Ahora mismo una luz exigua e inmensa taladra madejas de nubes purpúreas. Amanece en rojos y violetas, como debe ser. La luz cae sobre la Ría troceándola en cachitos de espuma y ceniza. Parecen los rescoldos del cielo. El mar siempre me parece un reto. Hace frío. Mi café desprende posos de lo que fue ayer… y me sonrío… A veces veo el tiempo como una extraña espiral retorcida hacia fuera, como algo que puedo doblar a mi antojo (quizá sí, puedo)
Anoche llegué a casa pronto, no eran más tarde de las doce. Llegué a casa extremadamente sobria, serena… ¿Puede sobrepasarnos la sobriedad? Había vuelto caminando con un frío húmedo que lleva todo el puto invierno metiéndose en mis huesos y no dejaba de pensar en su carne caliente pegada a mí mientras mis tacones rompían el silencio de mi calle. Me gusta como suenan mis tacones sobre el cemento, hay veces que creo que las aceras se van rompiendo a mi paso en grietas como el turrón del duro. Llevo días pensativa, abstraída, reconcentrada, reflexiva. Bueno no sé como llamarle al modo en que me siento últimamente. A veces me dan esos puntos, supongo que solo es una forma de buscarme, de hacerme más yo,pero también de reivindicarme, de mirarme fijamente a los ojos, sonreírme y negar con la cabeza. De insistirme. Iba pensando en él y en el frío. Porque él es frío y caliente. Y es estúpido e inteligente. Y es adorable y un pedazo de cabrón. Él es todo y nada. Es yo y soy él.
Pero sobre todo, cuando me pierdo pienso en su carne, en como tiemblan sus gritos de placer contra mi garganta, en cómo es el tacto de su verga cuando la aprieto con mis labios y se estremece al primer contacto, a veces parece que esté haciendo hilos de caramelo, tan dulce y frágil, tal aromático y pegajoso…tan delicioso…y pienso en cómo nos licuamos de placer y también como, a veces, nos posponemos, y de alguna manera sé que es ahí donde me encuentro con él, me guste o no... Y mientras caminaba apretando el paso, se me llenó la cabeza de caricias, de jadeos, de travesuras de niña mala (y de buena), de miradas, de ese deseo inabarcable, único, con el que nos inventamos… se me llenó la nostalgia de montones de polvos superpuestos, de las diversas maneras de follarnos, de las infinitas formas de entregarnos, de abandonarnos, de recogernos… Follar con él ha sido siempre la caña. No sé si por la complicidad, la ternura, el morbo… o ese modo de conocerme, y él otra cosa no, pero sabe cómo desmontarme y montarme como un rompecabezas.

Me estoy distrayendo…y al final se me va enfriar el café…
Llegué con mucho frío y sabiendo que él ya estaría dormido. Una vez leí en alguna parte que el mejor modo de entrar en calor es desnudarse por completo junto a otro cuerpo desnudo. Doy fe, entré en calor. No quería despertarle aunque me entraron unas ganas locas de follármelo. Me gusta verle dormir, sentir así de vulnerable a alguien tan fuerte siempre me conmueve.  Es un hombre muy fuerte. Le he visto montones de veces hacer cosas increíbles. Pero también tiene una sensualidad muy suave que colabora en su tendencia natural a la seducción, puede desmenuzar mujeres con gestos muy pequeños para disgregarlas en su voluntad con la misma facilidad con que yo ahora mismo doy vueltas a mi cucharilla dentro de la taza, y eso distrae a veces de su fuerza…
Dormía tan plácidamente que me provocó muchísima ternura. Le besé los labios despacito y recordé las habilidades de “las mujeres pantera”. Me devolvió el beso dormido. Pasé mi lengua muy levemente por sus labios y soltó un gemido blando, como deshecho…No hay nada tan dulce para mis oídos como esos jadeos profundos desde lo más hondo de su boca. Algo se removió dentro de mí, propagándose, expandiéndome el coño como si algo soplara dentro de él. Eso que no sé bien si nace de la lujuria o de esa curiosidad morbosa que todos tenemos para observar el placer ajeno… Le he pasado mis pechos por la cara, por probar… ha vuelto a gemir, luego he metido mis pezones en su boca y mamaba como un corderito… una punzada de placer me ha recorrido entera. No he querido despertarle. Me preguntaba si podría follar dormido, si podría hacerle cosas sin que se enterara, solo por observar sus reacciones dormido. Esa curiosidad me ha puesto cachonda como una perra, pero he decidido aguantarme…quería usarle…investigarle, rebuscar en su cuerpo…

Su piel se abría ante mis ojos como si atravesara un túnel con una antorcha. Le he acariciado con las manos, con la punta de los dedos, con mi lengua, con mis pechos, me he frotado contra él, con mi espalda, con mi culo, con mi coño mojado…le he arañado un poco, he dejado gotear mi saliva sobre sus labios, sobre su pecho, he pellizcado sus pezones con mis labios, le he lamido el vientre, he empapado sus huevos, he lamido su culo…le oía gemir con mis maniobras, he observado como su polla engordaba lentamente, me hacía la dormida o seguía según sus reacciones, su polla subía o bajaba según lo que le hiciera o no. Sentía que estaba siendo escabrosa, impúdica, viciosa…joder eso me ha puesto tan cachonda que me revolvía junto a él moviendo mis caderas y pajeándome pero a su lado, sin despertarle… Metí su polla en mi boca gozándole a mi antojo, paraba de vez en cuando porque temía que así dormido se correría antes de lo que yo quería. Apenas se movía, creo que lo hacía en sus sueños, pero sus huevos se elevaban y su polla era rotundamente mía… gotitas preseminales me humedecieron los labios, observé su glande inflamado, su olor inundándome la cara, ese olor fuerte e inconfundible a macho…su verga totalmente llena, vertical, grandiosa…
Nunca me había parecido tan magnífico, tan inmenso, tan él…lleno de vida y de luz… estaba fuera de mí, pero quería retener aquel momento en mi cabeza, en mi cuerpo, en mi sexo. Me quedé mirándolo como algo mío, jadeando con su polla dentro de mi boca, quieta, detenida… Le observé agazapada entre sus piernas, como una intrusa, una ladrona, una pervertida… Le miré como si fuera un Dios y yo una sacrílega que estuviera corrompiendo su pureza… ¿Nunca os habéis sentido crepitar ante la contemplación de la belleza? ¿Nunca habéis mirado algo con la sensación de que vuestros ojos infectaban el objeto de vuestro deseo? ¿Que lo ensuciaban? ¿Que lo envilecían?
Me puse tan zorra que no pude evitar subirme sobre él, necesitaba su polla en mi coño, así que me coloqué en cuclillas cruzando los dedos para que no se despertara. Escurrí su polla lentamente en mi agujero, y la sentía aún más gorda dentro de mi coño…pero me dieron unas ganas enormes de cabalgarlo como loca así que me contuve, y me volví a pajear… Me quedé un momento así, quieta, sin hacer nada, recostada junto a él, sintiendo su cuerpo caliente junto a mí, respirando fuerte, sujetando mi puterío…no, no quería despertarle…
Cuando fui a agarrarle por la polla una vez más sentí su mano apresando mi cabeza…
- Mmmmm me parece a mí que eres una guarrilla...¿Se puede saber qué haces? - Me clavó la boca contra su polla, suavemente, firmemente, eso terminó de emputecerme… Le comí la polla como nunca, en chupadas profundas y prolongadas, acariciando mi lengua con su polla, sintiéndola en el cielo de mi boca, inflamándome la sangre de él, llenándome el coño de una cachondez hiriente, extrema. Pero en seguida me subió hacia él, susurrándome: - Me encantas preciosa ¿es que no ibas a despertarme…? Me pones loco, guarra, que eres una guarra.
Es cierto. Soy una guarra. Soy un animal. Una masa viscosa de concupiscencia y agua. Una zorra. Una mujer hipnotizada por las irradiaciones del sexo. Por su búsqueda. Por su hallazgo.
Me subió hasta él. Me besó profundo, lleno de él, me lamió la boca, le comí la lengua. Me agarró por las caderas y me dio la vuelta. Se incorporó un poco quedándose sentado, apoyando la espalda contra el cabezal, me dio la vuelta y me sentó sobre él. Notaba su polla durísima contra mis nalgas, apoyada en la raja de mi culo, sus manos me abrazaron la cintura fuerte, tan fuerte que me pareció que sus dedos se hundían dentro de mi carne, sentí sus dientes clavándose en mi cuello y un calor enorme esparciéndose por toda mi piel. Me sentía mareada, pero profundamente consciente, envuelta en un halo de realidad, de carne, de sensaciones, de olores y sonidos, como si mis sentidos se hubieran amplificado… - Mmmmmm así que no pensabas despertarme eh? Levanta un poco el culo que te lo voy a follar ¿quieres? ¿Quieres que te folle tu culito?
Intentaba decirle que sí. Que me moría de ganas porque me follara el culo, el coño y mi puta alma. Que me clavara contra la cama o contra la pared o contra lo que le viniera en gana. Que me follara sin tregua hasta encontrarse con ese algo mío que parece no tener nunca fin y que exhala desde lo más hondo de mi garganta con cada caricia, con cada arremetida, con cada orgasmo… Él liberó una de sus manos y la alargó hasta el cajón de la mesilla, sacó el lubricante y bañó mi culo con él. El frío del lubricante me hizo estremecer.
Apoyó su polla en mi entrada y mi culo la engulló entera prodigiosamente. Al principio se movía despacito, muy lento, haciéndome sentir su verga rozándome. Es una sensación extraña. No me dolía pero es algo incómodo en ese primer momento. Luego mi cuerpo empiezó a responder a esa dinámica hundiéndose en ella, sintiendo oleadas diáfanas de placer con cada embestida. Cada vez que empujaba dentro de mí algo sumamente gustoso me contraía por dentro. Y quería más. Más contracciones, más gusto, más de él, más polla, más líquido, más pulsaciones, - Más, corazón, dame más, más, dame tu leche, así, mmmm, más, dámelo todo cabronazo -.
Sus manazas parecían moldearme como si fuera plastilina, se cerraban contra mi cintura haciéndome subir y bajar por su polla en un espléndido tiovivo. Mis tetas brincaban con su impulso, mi piernas temblaban y mis brazos y mis manos se abrazaban a las suyas. Un calor enorme me poseyó en ese momento. Ambos recogidos en un abrazo, ensartados por el deseo. No puedo decir si me corrí en un orgasmo prolongado o en varios seguidos, si fue descomunal o un placer difuminado, no lo sé. Estaba hundida en ese placer. Absorbida por ese calor y el contacto de esa polla, ese hombre, esa fuerza. Estaba suspendida en algo indefinible, inabarcable, inenarrable. Calor. Solo eso y todo eso.
A veces me pregunto que es lo que hace que el placer del sexo realmente lo sea. Si es algo que nos dan o que nos damos. No lo sé. Es una incógnita. Es misterioso, profundo, mágico. Quizá por eso recuerdo esto ahora, mientras amanece, otro día, otra posibilidad, y las nubes son taladradas por la luz. Y la luz vence a la oscuridad y yo le doy vueltas a mi café frío…y caliente.
Y agradezco no tener ninguna certeza…

lunes, 8 de julio de 2013

40º






Me gusta la voz desgarrada de Bessie Smith, esa cadencia tortuosa que se desploma hacia un vacío insano y continuo. La vida hoy me parece uno de esos viejos discos de blues, con ese eco desvencijado que evoca el olor a rancio de locales podridos por el relente del Mississipi, o el sonido hueco de los tacones de sus putas sobre las tablas y una tristeza subterránea haciendo temblar las cuerdas vocales de Bessie. Me parece que casi puedo alcanzar el calor de sus orillas y ahogarme en ese ínfimo oxígeno que destila la humedad del ambiente.

Hoy  casi hemos llegado a los 40º y dicen que va a seguir así toda la semana. Menos mal que no iba a haber verano. Eso me reafirma en mis creencias: no creerme nada. Hace quizá demasiado que no leo el periódico ni escucho las noticias, pero no por eso estoy menos desinformada que cualquiera que lo haga. La verdad es que el mundo ha dejado de importarme en la misma medida que yo he dejado de importarle  él.  La verdad es que el mundo no tiene ni puta idea del mundo.

El aire zumba sobre las aspas del ventilador y agita todos los fantasmas de mi casa. Tú eres uno de ellos. Has pasado por mi cama como un espectro más de los que vienen a menudo a torturarme , como un sueño soñado por el ansia de mi coño. Estoy empezando a cansarme de contar las mismas maravillosas historias. No dejo de preguntarme si hay algo brillante o metafísico en un grito, en un escalofrío, en una respiración entrecortada. Quizá solo a veces.

Te sueño para acordarme más de ti, para revivir esa pequeña felicidad de sentir tus labios en cada una de mis vértebras, te sueño para volver a tener tus dedos explorando algo aún más íntimo que el misterioso y flácido fondo de mi sexo. Sé que me observas con la misma curiosidad con que un niño desmonta las patas de un insecto mientras tocas mi secreto ardor . Este calor me está volviendo loca. No soy capaz de enfocar, de contar nada coherente. Al fondo del pasillo mi casera aporrea la puerta de su hijo treinteañero, le insulta, la muy subnormal le llama hijodeputa, me resultaría satírico si no fuera tan molesto. Mi maldición es esta mierda de locura ajena que tengo que tragar a diario, es este rastro de babosa dolorosa, este hedor a Belcebú, esta manía mía de querer seguir siendo en este jodida casa de tarados.

No, hoy no tengo ganas de contar como follan las diosas. Hoy hace calor y por más que te busco con mis dedos exprimiendo el zumo de mi sexo, no encuentro más que una nostalgia de ti y la promesa de reventarme en la boca como un orgasmo que subiera desde mi coño hasta el centro de mi pecho. Te echo de menos, la voz rota de Bessie me recuerda que hay que apurar el vaso. La felicidad es solo la búsqueda de una promesa y el recuerdo de todos aquellos a quienes hallamos en esa ruta. Te desdibujas en mi memoria como un fragmento más de esa mínima alegría. El calor me devuelve a la realidad. Esa maldita vieja cada vez grita más alto.

Cierro los ojos y me follas despacito en el agua fresca de alguna playa del Báltico. Aprecio la presión de tus dedos dibujando el contorno de mi culo. Tu polla me parece un pez que explore con cautela la profunda oscuridad de su gruta. Me alcanza y burbujea dentro de mí. Te adoro. Muerdes mis pezones con los labios, tu lengua sale y humecta la aureola, los mueves con la lengua, se aviva tu polla mientras se mueve dentro de mí. Hay un chapoteo alegre que hace bailar el agua, mi lengua discurre por tus labios y nuestro abrazo jamás fue tan estrecho. Apretarte es contener la sacudida de mi carne. Me muevo en torno a ti trazando círculos en torno a tu rabo, el agua favorece el movimiento. Te siento encabronado y rendido. Me gimes tu orgasmo al oído. Desaparezco.

El ventilador sigue zumbando con su inmutable mecánica. Por mis piernas discurre el temblor de mi acuosa mentira. Quizá sea cierto que la masturbación sea un pecado… de omisión. La vieja se ha callado. Por debajo de la puerta discurre el calor como un denso charco de sangre.


lunes, 15 de abril de 2013

SI CIERRO LA PUERTA







Hay cosas por todas partes. Viejas revistas de patrones, octavillas religiosas, trozos de papel donde han ido apuntando cosas para no olvidarse de tareas apuntadas en otros papeles, maletas viejas, figuritas pegadas con cola, floreros de cristal, de cerámica, un sesentero teléfono rojo, enjambres de bolsas suficientes para acabar con todos los delfines del planeta, archivadores vacíos, llenos, con papeles ordenados y desordenados, sobres y sobres con fotos, álbumes de fotos estropeados, vasos con lápices sin punta o bolígrafos sin tinta, maletines con tuercas y tornillos, taladros, cajas de plástico con gomas, estampillas de la Virgen Inmaculada Concepción, libretas de espiral, rotuladores, más fotos, un rosario, algún cuadernillo rubio...  Su cabeza está igual que su casa: cosas por todas partes. Y luego se pasa todo el día quejándose y amenazándonos por todo ese desorden.  Me angustia preguntarme si hay un gen que determine todo este sin dios. Él me dice que aquí solo hay una cosa que hacer: huirrrr. Y lo dice resaltando la i, haciendo una inflexión con la voz, como un estruendo, una voz de Dios. – “Ponte los cascos y un cerrojo en la puerta. Tienes que cerrar la puerta”- Y ese “tienes” es más un consejo de “Neuróticos para dummies” que una obligación en sí.

Trato con la tristeza a diario. Soy una persona alegre, así que no necesito hacer grandes esfuerzos para mantener el tipo. Pero dentro de mí vive un alien que me está devorando desde dentro. Es una tristeza torpe y muda pero tremendamente efectiva, me va robando cada noche las ilusiones, las ganas, los deseos, los sueños… Así que finjo que no la siento, me empastillo, miro para otro lado, trabajo como si no hubiera mañana y me prometo a mí misma el cielo prometido que mis creencias me han negado.

Pero nada funciona. Nada salvo él. Él aferrado a mis piernas succionándome la pena desde el coño. Llevándome a un verdadero paraíso, a uno de verdad,  a uno donde solo existimos ambos y el placer de gozarnos y darnos placer. Hay escasísimas ocasiones donde recibir es dar y dar es recibir, uno se alimenta en lo que da, goza de ello y el otro se entrega en su placer, en lo que recibe, que te estén comiendo el coño o la polla es un mero accidente de lo que realmente ocurre. Esa conexión entre dos seres es el único cielo que conozco, y probablemente el único edén que encontraré.

Le echo de menos terriblemente. Espero que al menos a él le merezca la pena, de verdad que sí lo espero. Así que le recuerdo llegando a mi casa, con mi faldita y mis ligueros, le recuerdo besándome entera. Le evoco sobre mi cama embadurnándome de aceite y haciéndome masaje por todos los rincones de mi cuerpo. Le añoro cuando cierro los ojos y me veo en el borde de la cama y él sacándome orgasmos a golpe de cadera, a cuatro patas, como una verdadera golfa, susurrando su nombre entre jadeos. Le echo de menos en su cama besándome despacito la espalda, recreándose en ella como si mi columna fuera kilométrica y sus besos no pudieran gastarse jamás, inventando caricias para mí con sus labios, recorriendo cada vértebra como si fuera un lugar donde deleitarse, donde estremecerme, alcanzando mi culo, poderosamente cariñoso, provechosamente cerdo, mordiendo mis nalgas y perdiéndose definitivo hacia mi coño.

 Le evoco en mi cuerpo hundiéndose en él profundamente, clavándose en mi sexo, saliendo de él, volviendo a penetrarme; añoro su polla suavísima entrando despacio a través de mis labios, impregnando mi coño de fluidos, de los suyos, sintiéndome en él y con él, perdiendo la noción del tiempo mientras me agarra las caderas o vuelve a besarme la espalda. Todo en él es ternura. Una ternura insólita y sedante, que me devuelve la esperanza, una ternura envolvente con la que consigue abrazarme y hacerme sentir una Diosa.

Le añoro devorando mi sexo a besos y lametones, lento, minucioso, como si me coño fuera una caja de caudales cuyo mecanismo solo él entendiera, y escucha sus sonidos y el modo en que se abre. Extraño su lengua girando alrededor de mi clítoris o acariciándolo suavemente con la punta haciéndome temblar por dentro. Le recuerdo enganchado a mis piernas e introduciendo su lengua en mi agujero, bordeándolo, sorbiéndome como a un helado mientras mi cuerpo se sacude de un placer irradiado desde mi coño, y mi coño produce un dulce y mágico chapoteo de lengua, saliva y sexo.

Sueño con su polla en mi boca, discurriendo sobre mi lengua naturalmente, prodigiosamente, alanzando mi garganta y adquiriendo más volumen entre mis labios, evoco sus gemidos y el modo en que se arquea y pide follarme y se estremece. Mi boca sigue sujetando sus venas con firmeza mientras mi lengua se mueve ondulante y sicalíptica en su frenillo. Mi mano sujeta sus cojones, tira de ellos suavemente y los invoco espumantes y cálidos. Revivo la sensación de estar flotando en un mar de lujuria y cariño donde mi única voluntad es su placer y mi único fin sentirme con él en el goce sublime de hallarnos, de reconocernos en nuestra animalidad y nuestra alegría.

Y repaso todos estos momentos, si cierro la puerta, y detrás de ella me embriago en la voluptuosidad con que le recuerdo, mi pena se cierra, mi coño se abre, dejo paso a todo cuanto tenemos y espero que tengamos, a nuestro placer, nuestra entrega, a la delicia de compartirnos y espero, solo espero, que volvamos a encontrarnos.

lunes, 25 de marzo de 2013

MOJADA






Llega empapado. Ha estado lloviendo toda la tarde. Llega de correr. Suda. Es superior a mí, un tío sudando me pierde, me pierde... Se acerca hasta a mí casi jadeando y al entrar me encierra con sus brazos entre el mueble de la entrada. Bajo la mirada. Me besa despacito.

- Sabes que odio verte triste, venga va, sonríeme un poquito.

Fuerzo una sonrisa, le beso. Me abraza.

- No, así no – Me hace cosquillas, me río a carcajadas, le suplico que me suelte. Me duelen las cosquillas y me ponen de muy mala hostia…

Para y me vuelve a abrazar. Me besa, me besa otra vez, mete su lengua en mi boca, siento un pinchazo en la parte baja de mi espalda. No deja de abrazarme y de besarme. Me mece en sus brazos. Moja mi ropa por fuera. Vuelve a besarme, me araña con la barba, moja mi ropa por dentro. Siento que me voy escurriendo en sus besos. Me morrea, me licua, me bebe.

Me quita la ropa, me muerde el cuello, pellizca mis pezones, siento sus dedos calientes aferrándose a ellos, retorciéndolos delicadamente y me siento caer en eso que asciende por mis venas. La respiración se va espesando en mi traquea. Me agarra fuerte, me da la vuelta, me apoya contra la cómoda, de pie, me abre las piernas, baja mis bragas por encima de mis rodillas. Tiemblo. Voy a decir algo pero me da un azote para que me calle. “Cabrón” – pienso. Me sonrío. Desde luego sabe cómo animarme.

Me besa el culo, me lo llena de besos, de muchísimos besos. Lo lame, lo aprieta. Me pone cachondísima. Lo muerde despacito. Arrastra su lengua como una babosa por él, sus manazas agarrando mis cachas y su boca hundiéndose en mi culo. Lo lame y me lo abre con sus manazas, sopla sobre él y yo me siento como una esponja a quien le estuvieran apretando los poros. Su lengua se desliza amorosamente en mi culo, me lo folla, me vuelve loca. Me pone tan guarra que sería capaz de cualquier cosa. Me entran ganas de gritar pero no lo hago. Solo dejo que mis gemidos salgan de mi boca como si fuera uno de esos cacharritos de hacer pompas de jabón. Quiero que me folle, que me rellene el coño, que me rompa el culo, le deseo, quiero sentir su rabo penetrándome, y su fuerza dentro de mí, lo necesito, lo quiero ya.

- Diosss, no puedo más, fóllame, por favor, por favor – le suplico

Se detiene un momento, hace un silencio, todo se para, su boca, mi culo, mi respiración, su saliva, la sangre, todo. Me impaciento, quiero más, quiero esta tensión al límite, al límite de él, de mí. Me pongo brusca, mandona, y una voz maciza e hijoputera sale de mi boca de sopetón:

- Venga, déjate de jueguecitos y fóllame. Fóllame ya, ahora.- Y ese “ahora” sacude el aire.

Se ríe. El muy cabrón se ríe. Saca su polla, la pasa por mi culo… Ufff es una delicia sentir su capullo ardiendo y húmedo entre mis cachas. Sentir su dureza, su excitación…

- ¿Quieres que te pete el culito? ¿Sí? Estás caliente como una perra ¿eh? Bueno que sepas que me encanta sentir tu culo apretándome la polla – Me besa amorosamente el cuello. Vuelve a pellizcarme los pezones. Y haces de luz recorren mi columna. Mientras me habla, ante mi sorpresa, me sube las bragas. Me coloca la ropa, la atusa, me sigue besando… - Mmmmm eres incorregible mi pequeña zorrita mmmmm jajajaja – El muy cabrón se ríe de mí… - Sí, creo que te prefiero así, cabreada y muy cachonda. Te dejo, preciosa, te vengo a buscar a las once ¿crees que para entonces estarás lo bastante…mojada?


domingo, 13 de enero de 2013

LA CAJA






Estuvo lloviendo todo el día, quizá por eso el aire me parecía de ceniza. La tristeza implícita del agua se mezcló con la melancolía que últimamente tengo de la lluvia, de esa lluvia mía tan detestada, tan macilenta y tan constante que ahora me llevaba a la nostalgia, de esos paisajes míos rubricados por la humedad y la saudade.
Llegué a casa empapada y helada. Me cambié de ropa, me sequé el pelo y me hice un café, y al sentarme en el sofá reparé en una caja que había sobre la mesa con un sobre pegado y mi nombre en el sobre. No tenía ni idea de cómo había llegado hasta allí o quién la había traído, supuse que la había recogido mi hermana por la mañana. Abrí el sobre con la sensación de caminar por un pasillo desconocido, con cierto temor y cierta ilusión y comencé a leer:

“Hola mi niña, permíteme que te llame “mi niña” puesto que  lo largo de varios meses te has convertido para mí en mi inspiración erótica. Te descubrí a través de una amiga que me recomendó tu blog y me quedé prendado de tus letras y de tu sexualidad, realmente emanas una sensualidad inmensa y cautivadora, como si estuvieras hecha a la medida de mis fantasías, por eso para mí eres “la niña mala” en el buen sentido, en el mejor, y si no te molesta prefiero no saber tu nombre y llamarte simplemente “mi niña”. Por tu página sé que te gusta que te desnuden lentamente, que te quiten despacito las braguitas o que te vuelven loca los besos en la nuca (sí, te he leído atentamente), te supongo una mujer fuerte pero sensible, lo bastante culta para escribir como lo haces y lo suficiente valiente para hablar abiertamente de sus fantasías sexuales. Tus letras son delicadas pero auténticas y detrás de ellas intuyo a la verdadera mujer que late en ellas.
Quiero proponerte algo, quizá me taches de loco, pero creo que es un juego que podría gustarte porque a través de tus cuentos sé que te gustan los juguetes eróticos y los juegos en general.
Si abres la caja que te he enviado descubrirás dentro uno de los nuevos juguetes de Lelo (espero que esté a la altura de tu capacidad), es un regalo para ti independientemente de que aceptes o no mi propuesta.
Si decides aceptar mi juego esto es lo que quiero que hagas: dentro de la caja hay apuntada una dirección, me gustaría que te pusieras guapa para mí y fueras hasta allí esta misma noche, siguieras las instrucciones que también hay apuntadas dentro y me siguieras el juego. Yo solo miraré, en ningún momento te tocaré ni haré nada que tú no quieras que haga pero sí deberás seguir lo que yo disponga.
Supongo que puedes llegar a pensar de todo, no soy un loco ni un asesino en serie, pero en cualquier caso, como tú bien sabes, la incertidumbre es parte del juego.”

Eché la carta a un lado y abrí la caja. Efectivamente dentro había un juguete en color naranja con un diseño estilo conejito con un apéndice para el clítoris pero era más grande que otros que hubiera probado, en la caja de Lelo se leía Ina 2. Era tan suave como el otro vibrador pero además recargable lo cual era un añadido muy interesante. Le dí al botón de encender por la curiosidad de la fuerza del motor  y al notar la vibración me entraron unas feroces ganas de probarlo (no pude dejar de pensar que por la fuerza con que vibraba el cacharro seguro que valdría también para un masaje de espalda) Me sorprendió que apenas hacía ruido. Me sonreí. Sí. Me chiflan los juguetes. Pero tenía razón: Me pierden los juegos.
En unos pocos segundos pasaron por mi mente amenazadoras imágenes de sádicos y criminales crueles, pero al mismo tiempo me provocaba evocar al placer flotando en un cuartito…





Leí sus instrucciones y apunté la dirección. Cuando llegué a la habitación él ya estaba allí. Me hablo con una voz pausada y profunda desde la penumbra. Sí que debió de leerme atentamente porque venía con traje.
-         Siéntate por favor – me dijo mientras le daba una calada pausadamente a su cigarrillo - ¿te molesta que fume?
-         Yo no fumo, pero haz lo que quieras – apago el cigarro

Mientras el humo flotaba lánguido sobre las sombras me senté nerviosa en el borde de la cama.

-         ¿Has traído lo que te compré? – me dijo suavemente, como en un susurro, casi parecía que temiera poder molestarme, asustarme o algo así. En ese momento le adoré, su voz me dejó atónita. A él apenas si podía verle con claridad, pero su voz era gutural y suave, grave, armónica, profunda, con el peso suficiente y el tono adecuado para hacerme sentir a salvo… me sentí tan turbada que tan solo fui capaz de asentir con la cabeza.
-         Muy bien – sonrió - ¿y has traído algo más?

Entonces metí la mano en mi bolso y saqué un estuche donde había guardado mis juguetes. Dispuse sobre la cama algunos de los juguetes que me gustan, un tubo con lubricante, un dildo anal, el Kaya que me habían regalado meses atrás, unas bolas chinas, una pluma, una esponja, una venda para los ojos y el juguete que había venido en la caja. Yo también me sonreí:

-         Parece una mesa de pornocirujano
-         Jajaaja ¿sí, verdad? ¿Podrías ponerte la venda?

Me puse la venda sobre los ojos y al taparlos sentí un olor extraño y almizclado.

-         ¿A qué huele? – le pregunté
-         A ti. Bueno, aceptaste venir y cumplir con lo que yo te proponga, si en algún momento quieres parar dímelo y pararemos ¿de acuerdo?
Volví a asentir con la cabeza.
- ¿Te gustaría desnudarte?
Sin llegar a decir nada, me levanté. Comencé a desabotonarme la blusa.
-         Despacito “mi niña”, así, acércate – Sentí sus dedos aflojando el botón de mi falda y sentí un nudo bajo el esternón cuando oí cómo bajaba la cremallera. Deslizó lentamente la falda hacia mis piernas apenas sin tocarme - muy bien, veo que has hecho lo que te pedí, no traes braguitas… bien, agáchate, así, abre tu culo, así “mi niña” mmmmmmmm, es delicioso verte así, tan cerca… y sé que a ti también te gusta.

Claro que me gustaba, me estaba volviendo loca, ni siquiera sabía quien era aquel tío, como estaba en penumbra no había podido más que intuir su silueta, entrever apenas que venía con un traje, pero poco más, y allí estaba exponiendo mi culo y mi coño a un perfecto desconocido, poniéndome más y más cachonda y no deseaba más que me pidiera cada vez más guarrerías…

-         Túmbate en la cama boca arriba, vamos a probar tus juguetes. Coge el rosa, chúpalo, asíi mmmm que guarra eres, lámelo bien, así, ponlo en marcha, pásatelo por las tetas.

El vibrador zumbaba sobre mi piel como una abeja obrera concienzuda y segura de su trabajo. Lo pasé levemente por mis pezones y mi coño se constreñía rítmicamente deseando una polla dentro.

-         Pásalo por tus muslos, así, ¿te gusta, mi niña? ¿sí? A mí también. Ahora abre bien las piernas y mételo un poquito, pero solo un poquito ¿de acuerdo?

Metí el vibrador en mi coño y el pequeño apéndice que tenía vibraba sobre mi clítoris como una jodida lengua automática, sentí ganas de correrme y aspire profundo.

-         Uhhhh veo que sí te gusta mucho ehh, bueno sácalo y date la vuelta. Mmmm me encanta tu culo, mi niña, tienes un culo precioso, para comérselo. Pero no, tranquila, te dije que no te tocaría, a menos que tú me lo pidas. Coge el lubricante y úntalo en tu ano. Mete un dedo. Así, mételo y sácalo. ¿Rico eh?

¿Rico? Era delicioso. Todo. La postura en la que me mantenía expuesta ante él, el tacto del lubricante, mi dedo deslizándose y produciéndome un placer que no por conocido deja de resultarme diferente, la situación… Sí, era realmente un juego exquisito.

-         Estás bien cachonda ehh, no te imaginas cuánto me gusta.

Oí desde donde estaba como se desabrochaba la bragueta, sacaba su polla y comenzaba a meneársela frente a mí, despacio, sin ninguna prisa porque aquel juego acabara.

-         Bien coge el dildo anal y métetelo. Mmmmuy bien, mi niña, despacito, eso es, no quiero que te hagas daño – oí como casi jadeaba al decírmelo – déjalo ahí y ahora coge las bolas chinas y mételas también. Aaaasíii, mmuy bien, despacito, la primera y ahora la otra…

Me sentía más llena de guarrería que de bolas o dildo, me sentía a punto de estallar como si fuera un globo lleno de un gas que expandiera mi cerdez.

-         Y ahora has de sacarlas muy lentamente, quiero que esas bolas se deslicen por los bordes de tu coño tan despacio que me duela.

Fui sacándolas tan lento como pude. Cada bola se deslizó fuera de mi coño y yo solo sentía unas ganas de correrme inmensas, pero las aguantaba solo por saber qué más llegaba. Me pidió que volviera a meterlas y sacarlas con la misma lentitud. Luego hice exactamente lo mismo con el dildo cuando me lo pidió y volví a sentir algo similar.

-         Ahora quiero que te abras bien de piernas porque vamos a probar el Ina 2.

Al oírlo recordé el tacto y la potente vibración del juguete. Lo alcancé y lo metí directamente en mi coño que lo acogió con ansia. Sentía vibrar todo mi coño. Era una sensación perturbadoramente placentera, placenteramente morbosa. Sabía que él no dejaba de observar como me iba introduciendo en mi cuerpo cuanto a él se le antojaba y yo seguía sus instrucciones como una muñeca destinada a eso, solo que me hacía sentir  irremediablemente lúbrica, desatada, cachonda, febril.

-         Creo que te está gustando todo esto ¿verdad, mi niña? Mmm no sabes cuánto me gusta a mí, de verdad que no puedes hacerte una idea. Me estoy pajeando como un mono ¿quieres notarlo?

Se acercó a mí y puso su polla a dos milímetros de mi cara. Al no poder ver nada las sensaciones eran más intensas. El olor de su rabo me llegó enseguida y en poco tiempo advertí también su calor, abrí la boca deseando que la pasara por mis labios pero no llegó hacerlo.

-         No no, creo que hoy ni siquiera te tocaré, quizá otro día.

En ese momento me sentí irritada porque realmente deseaba su polla tiesa toda para mí y que me negara ese placer me pareció fugazmente injusto. Pero el vibrador seguía en mi coño, con una fuerza impúdica, con su apéndice aporreándome de placer el clítoris. Necesitaba correrme.

-         Date la vuelta otra vez y sujeta el vibra, aunque no creo que se caiga porque tu coño lo tiene bien agarrado jajajaja

Me sentí abochornada, pero me sonreí porque tenía razón, mi sexo tenía bien apresado aquel jodido cacharro y no estaba dispuesto a soltarlo Me di la vuelta a duras penas, me hizo agacharme un poco más y levantar el culo. Pensé que me metería otra vez el dildo, pero en lugar de eso sentí un hormigueo en la espalda. Me estaba haciendo cosquillas con la pluma e iba bajando hacia mi culo.

-         Mmmmm que ganas me dan de lamerte ese culazo, mi niña, sigue moviendo un poco el vibrador, así, así, mete, saca, mete saca ¿te gusta? Siii, ya lo creo que te gusta preciosa. –

Siguió trazando caricias con la pluma hacia mi culo. Mientras el vibrador me batía literalmente el coño él me hacía cosquillas con la pluma en el ano. Y mientras hacía esto una y otra vez me soltó:

-         Y ahora, mi niña, estoy seguro de que te vas a correr.

Paró un momento, apenas unos segundos. Yo también paré, expectante, con todos mis sentidos puestos en lo que él haría o mandaría a continuación. Y entonces noté gotas de saliva sobre mi ano, la noté escurriéndose por mi piel como una babosa  y luego advertí como soplaba sobre él, sin tocarme, pero alcanzándome absolutamente con su juego, sentí que mi culo se retorcía y expandía al mismo tiempo, volví a sentir un cosquilleo y el vibrador seguía amasándome el coño y el clítoris. Todo mi sexo y mi culo temblaban de gusto. Y entonces sí, estallé.

Abrí la boca para poder expulsar mi orgasmo como un demonio que se me hubiera metido dentro, pero todo lo que conseguí fue exhalar un gemido prolongado y mudo mientras me temblaba todo el cuerpo con fuerza. Fue un orgasmo extraordinariamente largo e intenso. El placer ascendió desde mi coño y mi culo hasta las caderas y de ahí a mi columna y mi cabeza. Hubo un momento en que solo sentía un agradecimiento inmenso por aquel hombre desconocido que ni siquiera me había tocado. Mi respiración fue recomponiéndose a pedazos y se fue haciendo más pausada. Caí boca abajo, rendida, exhausta, feliz, saqué el vibrador de mi sexo y lo apagué.

Ni siquiera sé si él se corrió o no, yo por lo menos no le oí. Me dio un beso en la mejilla muy dulce.

- Eres una mujer increíble – y pausadamente se fue sin hacer ruido.