lunes, 30 de septiembre de 2013

DEBILIDAD

Me lo comería todo...



Él me ha esperado recostado en una tumbona en el jardín. Olía a césped recién cortado mezclado con el denso aroma de los jazmines, estaba tendido tomando el sol, había una brisa ligera y tan solo le acompañaba el ruido de los aspersores: tzz..tzz…tzz..tzz

Me ha encargado que trajera helado. De chocolate. No puedo evitarlo. Él me pide chocolate y yo me derrito. Literal.

He llegado junto a él, he dejado la tarrina sobre una mesita del jardín y me he quitado la ropa. Me he sentado junto a él, he abierto la tarrina y he metido un dedo y lo he lamido

- Mmmmm ¡que rico!
- Eres una guarra, así no se come el helado
- Que tiquismiquis eres, coño, ahora subo a por unas copas y unas cucharitas
- La cucharita te la voy a poner yo

Entonces ha metido un dedo en la tarrina, lo ha embadurnado de helado, me ha apartado el bikini para dejar mis tetas al descubierto y me ha untado los pezones con él.

No he podido evitarlo. Me ha dado un ataque de risa. Por supuesto el frío del helado ha enroscado mis pezones sobre sí mismos, la sorpresa me ha hecho reír pero me he quedado quietecita y expectante. Me ha chupado el chocolate de los pezones para después besarme los labios y untarlos de helado, dedos, boca, lengua, tetas, chocolate. Me priva el helado. Me encanta el chocolate. Y adoro mezclar sabores.

- Cariño, o hacemos esto pronto o nos vamos a quedar sin helado...
-Mmm, a la mierrrda el helado




Me he sentado a horcajadas sobre él, ambos seguíamos metiendo los dedos en el helado y pringándonos con él. Lo ponía en mis tetas y chupaba de él, nos besábamos y enfriábamos nuestros labios con él, nos movíamos como cerdos revolcándonos en el helado y sobre nosotros mismos. Me ha gustado la prisa que teníamos. Prisa por comer, por chupar, por enguarrinarnos, por encerdarnos, por follarnos.

Luego he metido un poco en mi boca para enfriarla, notaba el tacto suave y frío del helado sobre mi lengua y a continuación he metido su polla. Me ha encantado oírle gemir y subir las caderas hacia mí. Su polla cada vez más dentro de mi boca fría, fría…

- Hazlo otra vez

He vuelto a meter helado en mi boca y luego a chupar su polla. Notaba el contraste caliente de su rabo en mi garganta helada. Después he lamido sus huevos mientras le pajeaba con saliva y chocolate, el helado se derretía sobre el tronco de su rabo. Una verdadera cerdada. Una auténtica delicia. Su verga sabía a chocolate, a él, a él en chocolate.






Después él a hecho lo mismo. Ponía helado en mi coño y se lo lamía como un cerdo. El frío me acariciaba mi agujero, aunque creo que estaba más cachonda por la situación en sí que por lo que me provocara o dejara de provocar el frío. Luego me he clavado sobre su polla, se ha metido en mi culo, nos hemos lamido y retorcido de gusto, en el sabor del helado, en nuestros sabores y olores, en nuestro juego y nuestro deseo.

El helado ha acabado por derretirse del todo y nosotros churretosos y cachondos follándonos como locos en el jardín. Y es que el chocolate me puede…me puedeeee


17 comentarios:

  1. A ver, ¿ no dicen que el chocolate es un sustituto del sexo?...pues deja para l@s que no se comen una rosca un poco de cacao....jajajaja

    ResponderEliminar
  2. ¡¡ Voy a buscar un cubo de helado !!

    ResponderEliminar
  3. Excelente, como siempre. ¿Puede que se haya colado en este cuento alguna foto real..?

    ResponderEliminar
  4. no te imaginas que buenísimo es el chocolate que hay en la heladería de mi barrio una mouse tenue y elástica de sabor intenso, montado en el verano de tu invierno me quedo completo de sabor esperando mi tiempo, besos

    ResponderEliminar
  5. Como suena eso del helado, rico rico, lo tengo que probar.

    Yo ayer pase una tarde-noche parecida pero sin heladito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. El chocolate así le pone a cualquiera

    ResponderEliminar
  7. Chocolate... placer de dioses y derretido sobre la piel ufffffffff

    A tus PIES

    ResponderEliminar
  8. Contraposciones para estimular el apetito, chocolate-glande-fresa; frío-calor, agua-sol, y ese tzz-tzz-tzz de los aspersores que es una puta invitación a fosharrr que diría una argentina...
    Me cagoenlaputa que bien escribes...

    Un lametazo a tu teclado manchado de helado...

    ResponderEliminar
  9. Chocolate, chocolate trufado..... guauuuuu y si lo llevas encima, me lo como hasta desecho.

    Beossss

    ResponderEliminar
  10. Mmmm, el placer de un helado en una calurosa tarde de verano...

    ResponderEliminar
  11. Me gusta chupar el chocolate en la piel. Por cierto, soy el mas majo, jejeje. Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Las posibilidades que ofrece el chocolate son infinitas y si la compañera de juegos tiene una imaginación tan desbordante como tu, entonces es la leche, lo que ya no estoy seguro es si yo podría seguir ese ritmo, jeje.
    Un besote de chocolate belga.

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja, muy mal, niña mala, no se debe jugar con la comida ;)

    ResponderEliminar
  14. A mí el chocolate sobre la piel me gusta, pero prefiero la nata o el merengue.... mmmmmmm...... Para gustos... El problema luego es que te quedas pegajosisisma!! Jijijiji
    Besos de chocolate y nata, mi niña mala, malisima

    ResponderEliminar

Di lo que quieras, pero recuerda que es mi blog