sábado, 12 de octubre de 2013

DOMINGO



Mychael Danna - Hold me, I'm falling



Me he quedado dormida muy tarde. Tenía en la boca el sabor de sus labios mezclados con el ron y esa textura viscosa de su semen. Me gusta quedarme dormida sobre su cuerpo desnudo, mientras su respiración baja y sube aquietando esa parte de mí impenetrable.

Mis párpados cerrados me llevaban poco a poco a la inconsciencia mientras su voz me mecía lentamente. Hablaba de nosotros, de cosas por hacer, de yo qué sé. No escuchaba qué decía, solo me dejaba arrullar por su voz grave y el tono dulce con que me hablaba. Es tan hermoso sentirse acompañado en el placer. Me gusta ese silencio que me queda, aunque él hable, o crea que tiene que decir algo, yo soy silencio.

Adoro su cuerpo cuando se abre para mí como un secreto, como algo mágico y poderoso que me es concedido, como un milagro. Yo no sé si la vida es un milagro, pero me han parecido siempre tan prodigiosos los cuerpos, me ha fascinado tanto siempre observarlos… Contemplar como se abren sus poros y se eriza el vello lentamente, percibir el calor que desprende su carne, deleitarme en la suavidad de su piel, en los movimientos de su carne, en la dificultad de su respiración.

Mi cuerpo emanaba el olor picante de su esperma. Es tan bonito sentirle gozar. Es tan excitante oírle gritar así, como si el placer lo acribillara a aguijonazos y lo revolviera por dentro en millones de espinas placenteras que le crecieran hacia dentro como raíces nuevas llenas de hechizo y vida.

Ha sido una noche de caricias y arrumacos, de sexo salvaje y risas. No hay nada mejor que reír y follar, ya lo he dicho muchas veces. Pero me quedo con ese momento en que le devoro, en que se hace mío y se derrama en mis labios.

En ese momento no soy capaz de pensar en nada. Me gusta que él esté de pie porque pierdo prácticamente el control. Él usa mi boca y me voy deshaciendo en deliciosas gotas que brotan desde mi deseo hasta mi coño. Yo noto como él tiene cuidado aunque se porte como un gorila en celo, poseído por la furia de la concupiscencia. Mi boca se abre arqueándose como la espalda de una contorsionista, y siento su falo resbalando sobre mi lengua y adentrándose en la profundidad de mi garganta. Y entonces me siento flotando sobre su placer y siento que mi cuerpo es un pez inmenso deslizándose sobre el océano. Puedo sentir el aire sobre mi cara, su excitación dentro de mi boca palpitando como el corazón de un animal asustado y todo mi cuerpo contrayéndose de pura ferocidad.

Me ha llenado la boca con su esperma. Ha tratado de avisarme pero me sentía acuciada por el morbo y ese canibalismo que me inunda a veces, ese espléndido momento en que yo no soy yo y soy más yo que nunca, parecía una bruja poseída por su ritual. Sus fluidos me impregnaban la boca como una miel pegajosa y dulzona mientras sus piernas temblaban contra mis manos y yo también crepitaba con él.

Le he mirado y sé que me ha amado en ese instante.

miércoles, 9 de octubre de 2013

HENRY WARRINGTON

MIRA MUNDO: UN JODIDO ANIMAL SALVAJE


AHORA MISMO




Aquí. Ahora mismo, escribo desde el salón de su casa. La decoración de la casa de P. se basa en una ausencia total de decoración, es más bien un antiestilo. Parece que algún demonio haya ido dejando caer un mueble aquí y allá, en plan “apáñatelas”. Ella se las apaña. Tiene el ordenador desde el que os escribo en un rincón. A mi lado F. apura su copa de whisky y a mí me parece estar mirándole desde la lente de un prismático de esos de un mirador turístico. Parece irreal.

Hace un momento yo divagaba con Z. sobre la realidad, está terminando Sociología y cree que lo sabe todo. Yo sé que no sé nada... Pero él no, así que le vacilo un poco. Es bonito acomodar la realidad, sentarla en un sofá, ponerle una copita y follártela dejándote hundir en el centro de la misma. La evidencia. La necesidad física. Tu instinto trepándote, haciéndote animal.
En fin,  en esta fiesta solo conozco a F. a Z. y a P. (Da igual, un nombre no significa realmente nada. Fernando, Federico, Fran... Zoilo, Zacarías, Zenón, Paula, Pili, Paloma. Da lo mismo.) Creo que Madrid me pone filosófica...

F. ha venido con más gente. No sé de dónde saca a la gente. En este salón hubiera jurado que no cabían más de veinte personas, apretándolas mucho. Pero uno nunca termina de entender las formas de apretarse de la gente. Somos de goma, somos capaces de apretarnos hasta el paroxismo, de apretarnos por necesidad o por puro vicio, de apretarnos en bares, en autobuses, en el metro, en la playa...todos en el mismo sitio, todos en el mismo jodido centímetro cúbico de oxígeno. Amar es compartir... ¿estaremos condenados a compartirnos?

Un morenazo apoyado contra el marco de la puerta no deja de mirarme. Me gusta el juego de miradas y sonrisas. Su forma de frotarse el mentón y mandarme una miradita mientras finge que conversa amigablemente. Me pregunto si se le pondrá dura la polla si me levanto y le susurro alguna guarrada al oído dejando arrastrar mis palabras en sus tímpanos, colándome dentro de él como una intrusa. Sí, tiene pinta de levantársele la polla.

Me río de las tonterías de P. No me gusta reconocerlo pero la adoro cuando bebe. Cuando fuma porros se pone melancólica y difícil pero cuando bebe está alegre y dicharachera. Me habla del consumo de farlopa entre sus amigos guionistas mientras yo me levanto dispuesta a sonreírle al morenazo. Me acerco a él, habla con alguien que no conozco pero actúo como si estuviera en mi casa. Que coño, estoy en mi casa. Le pido paso y hace como que no me oye mientras no deja de mirarme. Meto un dedo en su copa y la remuevo, saco mi dedo, lo chupo, le sonrío y le pregunto: “¿Es que no vas a dejarme pasar?” No me responde, pero me deja pasar y me sigue hasta el baño.

P. mantiene la incoherencia ornamental en el baño. Si hay algo de lo que realmente sabe es de desastres, no va a dejar nada así al aire. Tiene botes de todo tipo sobre el lavamanos, un espejo enorme frente a la bañera con un marco plateado, una banqueta forrada con tela de felpa en color rojo, dinosaurios de su hijo alfombrando el suelo aquí y allá.. pero el morenazo y yo no nos dejamos impresionar por semejante derroche estético.. Busca mis tetas por debajo de mi camiseta fucsia. Tampoco hace falta ser un gran explorador para encontrarlas. Las magrea, las pellizca, las acaricia suavecito, las descubre, las lame. Mi piel se abre como las puertas automáticas de un aeropuerto.



Me besa y yo me siento una mujer en el desierto y su boca como única cantiplora me surte de humedad y vida. Me llena la boca, se retuerce en caricias sobre mi lengua de regaliz rojo. Me sienta en el borde de la bañera. Me habla. Me habla de niñas malas que meten dedos en copas ajenas. Me baja el pantalón y lo saca por mis piernas. Me deja las sandalias. Me dice que le gustan mis tacones... Me aprieta los muslos, los muerde, los besa, los babea.

Mi coño empieza a hacer presión desde dentro, quiere desbordar su bravura. Se subleva. Es avaricioso y pide más. Su dedo pasa por el borde de mis bragas. Me roza levemente, cosquillea mis ingles. Baja lentamente mis braguitas y las deja a la altura de mis muslos. Entonces me mira. Me mira profundo y lascivo y sé que no va a follarme. Aún no. Quizá no.

Me pongo nerviosa y cachonda como una colegiala a la que aún no han besado nunca. Quiero que me toque y que me haga cosas, que juegue conmigo...

- ¿Quieres que te baje las braguitas, verdad?

Asiento con la cabeza sin decir nada, pero con la boca semiabierta, juraría que me tiembla el labio inferior y como temo estar poniendo cara de panoli me lo muerdo. Arrastra las braguitas por mis piernas. Acerca sus labios a mis labios. Saca la lengua y acaricia con ella mi rajita tan suave que apenas si le siento. Me llega su calor como una bocanada de aire tórrido, infectado de un virus libidinoso, oscuro, pegajoso y absolutamente embriagador. Sí, estoy a punto de salirme de mí misma.

Pega su nariz a mi rajita. Creo que va a esnifarme el coño. Aspira. Aprieta mis muslos. Elevo mi pelvis. Y su boca se incrusta en mi coño como una lamprea. Siento su lengua resbalando por mis labios, encajándose en mi agujero, entrando y saliendo de él en una caricia acuosa y extremadamente delicada. Su suavidad contrasta con mi salvajismo.


Me come el coño como nadie. Suave, lento, metódico, abandonado, habilidoso. Su boca se entrega a mí en un vasallaje extraño. Alguien llama a la puerta pero él continua consagrado a su tarea. Yo vocifero algo pero no se me entiende nada. Mis gemidos le han hecho un nudo a mis cuerdas vocales. Los regalos de su boca me abren el coño y la garganta. Me estremezco en el placer proporcionado. Me voy hundiendo en él. Su lengua activa de serpiente golpea mi clítoris buscando el ritmo perfecto, variando la cadencia, la intensidad como un alquimista que hallara las proporciones de su piedra filosofal, la “fórmula” de mi coño.

Gimo. Gimo cada vez más alto. Sé que todos me están oyendo y me da lo mismo. La música está alta aunque no sé si lo bastante. Gimo. Me estremezco. Le atrapo entre mis piernas, no quiero que se escape. Me corro en su boca mientras le sacudo con mi pelvis que se eleva y estremece. Me sonríe con los labios adornados de mis babas. Me sonrío...

Me sube las braguitas y vuelve a besarme.

- Vamos nos están esperando – me dice

Me termino de vestir. Volvemos al salón. Hay cada vez más humo y más olor a sudor y a alcohol, pero yo estoy segura de que a todos les llega el aroma de mi coño. Hay un gozo extraño en eso. Algo perverso y casi mágico. Vuelvo a mi sitio. El morenazo vuelve a sonreírme mientras se sirve otra copa. P. vuelve a descojonarse de no sé qué y me recuerda lo zorra que soy. Y yo me río con ella mientras no dejo de pensar si todo esto, el salón, los muebles de colorines, el humo, mi coño mojado, el ordenador desde el que escribo o tú que me lees, será también parte de la realidad...