viernes, 18 de abril de 2014

SINESTESIA

Alberto Emiliano Seveso



Acabo de llegar. Ha dejado de llover sobre la una y media. Solo un poco.

Estoy sola. Siempre lo estoy. ¿Acaso no somos solos?

Estoy profundamente sola. Profundamente mía.

Desnuda. Yo.

Que tentación tan grande es, a veces, ser consciente. De mí.

Lo único que tiene de malo es que estoy demasiado despierta. Demasiado alucinada.

Hay gente que se hace un porro. Yo no. Yo estoy demasiado alucinada para fumar nada. Lo he sabido siempre. Alguien me ha dicho que es que soy sinestésica, que no me hace falta meterme nada. Que confundo las sensaciones. Igual es eso. Aunque yo creo que sí. Que algo sí tengo que meterme.
Lo necesito.

Estoy flotando en una nube de yos. Como una droga que me mantiene despierta. Hipnótica. Y busco en la densidad del aire un volumen…para hacerlo mío…para llevarlo dentro…sentir su tacto en los labios, fundir su olor en mi lujuria, ver en púrpura cuando oigo jadear o apreciar la dulzura de la carne cuando penetra mi carne…

Me pierdo en un laberinto de colores hasta encontrar el “click.” Ese “click” que lo enciende todo. Imagino un universo en una puta gota. De ti. De tu polla, de agua. de mí. Y todo mezclándose en mi cabeza haciéndome sentir un placer especial en cada pequeño detalle. Explotando. Reventando en telarañas de colores sobre la piel. Observando, flipada, tus jadeos, tu piel, tu placer, escuchando el sabor metálico de tus besos, apreciando el aroma inmenso del deseo.

¿Acaso sentir no es lo bastante psicodélico?

Me he perdido en esa nube. Sigo flotando, flotando.

Joder ya son casi las tres y aún no he podido desprenderme de esta rareza mía de estar despierta. De mis extravagancias, de mis visiones, de mis luces, de mis sombras, de las nubes de colores. Es porque puedo sentir desde dentro. Es mi coño que me palpita y me susurra: estás viva…y yo lo siento en el borde de mis labios.

4 comentarios:

  1. Me muestras, Laura, un bello y cercano cuadro... una obra pictórica sin final, y no lo necesita... jadeos, deseos, olores, tocamientos... te puedo sentir.

    ResponderEliminar
  2. Degustable prosa, un placer leerte por aquí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. A ver si encuentras algún muñeco con que jugar....
    Mira como estás de los nervios.

    ResponderEliminar

Di lo que quieras, pero recuerda que es mi blog