lunes, 22 de junio de 2015

TODO MÍO






A veces solo cierro los ojos y me dejo llevar. Da lo mismo si cerca de mí hay un hombre o una mujer, da lo mismo si es real o no. No importa si no puedo tocarlo o puedo romper a mordiscos su deseo.

A veces abro los ojos y observo. Y el aire se deshace diluyéndose en porciones de nada que caen en cuentagotas sobre mi mirada azul o verde o gris. Da lo mismo si lo que veo existe o es un sueño. Da lo mismo con tal de que pueda sentir como resbala sobre mí su magma, su perverso y ondulante movimiento, esa caricia, ese veneno.

A veces miro hacia dentro de mí y siento como mi cuerpo se remueve. Casi puedo oír a mi sangre retorciéndose en remolinos espesos y siento mi carne rizándose en caricias cuando la tocas. El recuerdo de ti me calienta los muslos y asciende en los perfiles de mis labios, tu beso se adhiere a la viscosidad de mi vulva, trepa dentro de mí, me sacude por dentro. ¿Cómo puedo sentir mi hambre tan profundo? ¿Cómo puede llegar a mi cabeza el sonido de tu voz y estremecerme el coño? El calor de tu boca es lo único que mi clítoris necesita, tu calor y el movimiento de tus labios. Te veo sonreír con esa mirada de canalla y preciso de tu polla para llenar mis apetitos. Me llenas el coño, el deseo, el culo, el desenfreno, la boca, me llenas de carne y fantasías, me llenas de azotes y caricias, de sexo.

A veces mi cuerpo se agita, cuando miro dentro de ti. Te miro a los ojos y veo un animal en ellos. Eres mi pantera, mi temor, mi regocijo. Te evoco junto a mí en la bañera, ambas goteamos jabón y ansia; tu memoria enciende algo dentro de mí. No sé quien eres pero tu olor me crece por dentro, multiplica mis ganas, me encharca de babas e impudicia. Tus pezones oscuros resplandecen sobre tu piel blanca. Me sonríes y no puedo dejar de anhelar tu coño. Tu beso se enreda en mi beso, desciende despacio trazando su única trayectoria con la lengua, su destino es encontrarme el grito con que choco contra el éxtasis.

Da lo mismo si soy o no soy. Solo sé en ese momento que todo es mío. Que puedo llenar mi boca o mi ombligo o mi coño de todo lo que hay en el mundo como si fuera la puta caja de Pandora. Y me convierto en un organismo antropofágico de sensaciones, de prodigios, de vida. Siento latir a mi carne, me siento a través de ella y es en ese preciso instante que sé que no estoy muerta.